No me catalogues como rara
solo soy diferente a las demás

domingo, 6 de junio de 2010

NOSOTROS SOMOS NUESTRO DESTINO

Todo ser humano pasamos por acontecimientos desagradables que nos ponen en un estado de declive, y la mayoría de estos sucesos poco agradables son causados por nosotros mismos, no son fruto de la mala suerte, ni de la casualidad, ni por fenómenos extraños, simplemente son consecuencias de cómo utilizamos nuestra vida; y como no hay un instructivo que nos ayude a guiarnos por el sendero trazado.
La mentalidad que tengamos para afrontar estas situaciones serán las que nos ayuden a vivir como queramos vivir, nosotros decidimos si queremos gozar o queremos seguir sufriendo y lamentándonos. Cuando vamos de caída no tenemos que llegar al fondo para ver qué hicimos mal, podemos evitarlo en cualquier momento sólo es cuestión de detenernos, dejar de aferrarnos al orgullo que nos lleva a cometer una y otra vez el mismo error, analizar lo que estamos haciendo, responsabilizarnos de nuestros actos, volvernos manejables.
De lo hecho en el pasado , no lo podremos cambiar; Ni tampoco recuperar el tiempo de aquel reloj que perdimos, ni podremos tener la certeza de que nuestro futuro será todo felicidad, pero tendremos la seguridad del hoy, de sentirnos bien porque estamos haciendo lo que queremos hacer y el día de mañana podremos disfrutar y gozar de nuestra realidad porque es la que nos costó forjar con la razón.
Si decidimos aferrarnos de por vida aquello que nos perjudica, no nos quejemos después y no utilicemos a los demás para justificarnos en nuestros actos.
Solo nosotros tenemos el destino en nuestras manos y el reloj de la vida para seguir dándole cuerda o guardarlo en el cajón del olvido.

4 comentarios:

Jordi dijo...

Eso mismo digo yo, lo que pasa es que muchos no se aplican el cuento y siguen, por desgracia, unidos a su pena.

alicia alvarez dijo...

A veces las penas de momento no se pueden sufragar, pero si intentar capearlas al interes personal decada uno.

Solo el tiempo dará la fortaleza y el lugar para saber decidir.

Jordi dijo...

Es el unico consuelo que nos queda, el buscar momentos de felicidad, apartarnos de la pena, olvidarla, y desconectar del mundo real, vivir esperiencias y sonreir, aunque tan sólo sea por unos minutos. buenas reflexión.

Wilson Pacheco dijo...

Andele mamita qué lindo blog, yo puedo confirmar que siempre hay luz al final del tunel. me gusta tu estilo. Voy a depilarme el pecho.